.

.

.

.
Desde este espacio los invitamos a pensar, tanto los acontecimientos políticos como las producciones filosóficas y espirituales de nuestro continente y del Mundo Islámico, más allá de los presupuestos ideológicos a partir de los cuales se construye "la realidad" desde los medios masivos de comunicación y de los que se nutren, también, las categorías de análisis de buena parte de la producción académica.

Esperamos sus aportes.


jueves, mayo 21, 2015

La Infalibilidad de los profetas y Ahlul Bait






La Infalibilidad de los profetas y Ahlul Bait
según la escuela del pensamiento Shia

Por Sayed Mustafá Qazwini





La escuela de pensamiento Shi’a sostiene que todo los Profetas de Al.lah, desde Adán hasta  Muhammad, así como  los doce  sucesores (Imames) del Profeta  Muhammad y su hija , Fátima  az-Zahra fueron infalibles a lo largo  de sus vidas  y no cometieron ningún tipo de pecado que provocara la ira de Dios, el camino  más claro para  ver este punto es considerar que estas personas fueron los modelos a seguir,  enviados para  la humanidad, por lo que si cometieran pecados entonces las personas imitarían sus errores perdiéndose la confianza en los profetas y mensajeros.

La infalibilidad significa  protección en terminología Islámica  esto significa  la gracia espiritual de  Al.lah  permitiéndole a una  persona abstenerse de  pecados por  voluntad propia. La facultad de  la infalibilidad o sin pecado no hace  a una  persona incapaz de cometer pecado, la persona se abstiene de ellos y de cometer errores por su propio poder y voluntad.

La infalibilidad es necesaria para los profetas y mensajeros porque su tarea no es solo transmitir las escrituras de Al.lah sino también conducir y guiar  a la Humanidad hacia el camino  correcto,  por  lo tanto  ellos deben asumir el rol de modelos y ejemplos perfectos para toda la humanidad. Al mismo  tiempo, el sagrado Corán y la sabiduría convencional ilustran este punto; el sagrado Corán  menciona la infalibilidad trece veces, Al.lah le dice a satanás, “‘En verdad, no tendrás poder sobre mis siervos,  excepto  sobre los extraviados que te sigan.”1 Satanás  respondió así a Al.lah: “Juro, pues,  por Tu poder que extraviaré a todos  ellos a excepción de quienes entre  ellos sean  Tus siervos  puros (los mensajeros y los imames).”2



Hay  algunas aleyas  en el sagrado Corán  las cuales  pareciesen insinuar que algunos de  los Profetas (tales  como  Adam, Moisés  o Jonás)  cometieron pecados. En cuanto al Profeta  Adán,  él no desobedeció las ordenes de Al.lah;  la orden que  él no cumplió fue solo una recomendación, no una obligación y por lo tanto  – de acuerdo a la terminología Islámica--  el no cometió  un  pecado. Cuando se habla  de la ¨desobediencia¨ del Profeta Adán,  el Sagrado Corán  no se refiere a desobediencia en término literal; esto quiere decir que  no  se esperaba de  una  persona como  el Profeta  Adán,  quien  fue  un  líder  para  la humanidad, que  no  se adhiriera a los mandatos a manera de  sugerencia por  parte  de Al.lah.  Por lo tanto,  tal acto es calificado alegóricamente como un pecado en el sagrado Corán:

“Anteriormente, habíamos aceptado una  promesa de  Adán  pero  él la olvidó  y no encontramos en él firmeza. Cuando dijimos a los ángeles: ‘Prosternaos ante Adán’ y se prosternaron todos menos Iblís que se negó.”

En cuanto al Profeta  Moisés, el sagrado Corán  lo menciona así: “Y tienen  cargos contra  mí y temo que me maten.”4

Este cargo  se produjo cuando golpeó  a un hombre e inadvertidamente lo mató.  En ese momento el Profeta Moisés defendía a uno de los hombres de su tribu, cuando golpeó al hombre de la gente del Faraón,  lo que sucedió fue que éste estaba  tan débil que cayó al suelo  y murió. El Profeta  Moisés no intentó asesinarlo y si huyó  de la escena  fue porque no  quería ser  capturado por  el Faraón  y sus  hombres, el cual  lo buscaba. Cuando el Profeta  Moisés dice que estos “le acusan de crimen”, está reiterando las acusaciones de la gente  del Faraón,  no necesariamente creyendo que estas acusaciones son ciertas.

El caso del Profeta  Yunus (Jonás) es similar.  El Corán  dice:
¨Y recuerda a Dhu n-Nun cuando se fue indignado pensando que no le pondríamos en dificultades. Y gritó en la oscuridad: ¡No hay más Dios que tú! ¡Gloria a ti! ¡En verdad, he sido de los opresores!¨.5

En este caso, el Profeta  Yunus  quería decir  que  él había  sido  injusto  con él mismo, pero ser injusto con uno mismo no es un pecado ni un error. ¨Su injusticia contra el mismo significaba ser impaciente con sus seguidores y alejarse  de ellos cuando ellos persistían en  rechazar su  invitación a la adoración de  Al.lah.  Ellos  lo ridiculizaron y así  el los abandono para  que se enfrentaran a su difícil destino.

Muchas de las aleyas  del Sagrado Corán,  las cuales  podrían insinuar que el Profeta Muhammad cometió  un pecado, tienen  una explicación hermenéutica más profunda. No todas  las aleyas  del Sagrado Corán  han  de ser tomados literalmente; en efecto existe un significado más profundo en cada una de ellos.

ﻪﻨﻣ ﻪﺑﺎﺸﺗ ﺎﻣ نﻮﻌﺒﺘﯿﻓ ﻎﯾ ﺯ ﻢﻬﺑﻮﻠﻗ ﻲﻓ ﻦﯾﺬﻟا ﺎﻣﺄﻓ تﺎﻬﺑﺎﺸﺘﻣ ﺮﺧاﻭ بﺎﺘﮑﻟا ﻡﺃ ﻦﻫ تﺎﻤﮑﺤﻣ تﺎﯾاء ﻪﻨﻣ بﺎﺘﮑﻟا ﻚﯿﻠﻋ لﺰﻧﺃ يﺬﻟا ﻮﻫ بﺎﺒﻟﻷا اﻮﻟﻭا ﻵإ ﺮﮐﺬﯾ ﺎﻣﻭ ﺎﻨﺑﺭ ﺪﻨﻋ ﻦﻣ ﻞﮐ ﻪﺑ ﺎﻨﻣاء نﻮﻟﻮﻘﯾ ﻢﻠﻌﻟا ﻲﻓ نﻮﺨﺳاﺮﻟاﻭ ﻪﻠﻟا ﻻإ ﻪﻠﯾﻭﺄﺗ ﻢﻠﻌﯾ ﺎﻣﻭ ﻪﻠﯾﻭﺄﺗ ءﺂﻐﺘﺑاﻭ ﺔﻨﺘﻔﻟا ءﺂﻐﺘﺑا

Él es quien hizo descender sobre ti la escritura en la que hay aleyas unívocas (aleya significa tanto “verso” como “signo”) que son como la madre de la escritura y otras que son alegóricas. Aquellos cuyos corazones están desviados siguen  las que son alegóricas, buscando crear problemas y pretendiendo interpretar su simbolismo. Pero su simbolismo solo lo conoce Dios y los arraigados firmemente en el conocimiento, dicen: “Creemos en él. Todo procede de nuestro señor.” Pero no reflexionan más que los dotados de intelecto.6

Además, el respeto y el carácter general otorgado al Profeta  muestran sin lugar  a duda que él no era uno de los infractores.

 Narraciones inapropiadas e ilógicas  se encuentran en  algunos libros  de  Hadithes refiriéndose a las faltas cometidas por varios Profetas de Al.lah.

Por ejemplo,  El Imam al- Bukhari narra:

“Umar le  pidió   permiso al  Mensajero de  Al.lah  para  visitarlo mientras algunas mujeres de Quraish estaban ocupadas hablando con él (el Profeta)  y hablaban en un tono más alto que el de él. Cuando Umar  pidió  permiso, ellas se pusieron de pie y se alejaron a toda  prisa  detrás dela  cortina.  El Mensajero de Al.lah  le dio permiso con una  sonrisa. Luego  Umar  dijo, ¨Oh Mensajero de Al.lah,  ¡que Al.lah  te conceda la felicidad siempre! Entonces el Mensajero de  Al.lah  dijo,  ‘Me asombro de  aquellas mujeres que  estaban conmigo y que tan pronto oyeron tu voz inmediatamente se colocaron el hiyab’”7


Similarmente el Imam  Muslim narra acerca del sagrado Profeta  lo siguiente:
Abu Bakr vino a verme  y yo tenía dos niñas conmigo de entre las chicas de los Ansar (compañeros del Profeta) y ellas estaban cantando lo que los Ansar recitaron mutuamente en la batalla  de Bu´ath, a pesar  que no eran cantantes. Viendo  esto Abu Bakr dijo, “¿Qué? ¿Un instrumento de viento  (el cual tocaban) en la casa del Mensajero de Al.lah y en Eid (Día festivo  de  los musulmanes)?” Siendo  así el Mensajero de  Al.lah  dijo: “Abu  Bakr, todas  las  personas tienen  un  día  festivo  y éste  es nuestra fiesta  (Por  lo tanto  déjalas tocar).”8

También se narra que el Profeta  Muhammad fue visto de pie y orinando en público.9

Obviamente, los actos  que  el primer y segundo Califas  y los laicos  considerarían anti- Islámicos  no serían  realizados por  el Profeta  de Al.lah.  Ningún musulmán aceptaría tal comportamiento por parte  del líder de la humanidad, cuyo ejemplo  es obligatorio seguir en todos  los aspectos según el Sagrado Corán.

En los libros de Hadithes hay otras narraciones poco confiables las cuales contradicen la sabiduría y el sentido común.

Hay unas razones similares también acerca de algunos de los otros Profetas de Al.lah, por ejemplo:

“El ángel de la muerte vino a Moisés y dijo: ‘Responde a (El llamado de) Al.lah (Estate preparado para  la muerte)’. Moisés  le dio un golpe  en el ojo al ángel  de la muerte y lo noqueó. El ángel  regreso donde Al.lah  y dijo “Tú me enviaste hacia  Tu siervo  quien  no quiere morir,  pues  mira que noqueó mi ojo.” Al.lah entonces restauro su ojo”.10

Si una   persona musulmana  común ataca  a  alguien que  cumplía con  su  deber, entonces sería un opresor y transgresor, por lo que se le imputarían cargos.  Por lo tanto, tal  comportamiento es completamente inaceptable e impensable especialmente si esa persona es uno de los cinco Profetas universales enviados para  guiar,  iluminar y educar a la humanidad con sus buenos ejemplos y moralidad. ¿Por qué alguien como el Profeta Moisés atacaría al ángel  de la muerte, si venía  de parte  de Dios? Narraciones como esta son completamente falsas e inaceptables. Los musulmanes deben abrir  sus ojos frente  a este tipo  de narraciones en los libros  de Hadithes, estas  historias no armonizan con las enseñanzas del sagrado Corán.


NOTAS:

1)  Sagrado Corán  15:42

2)  Sagrado Corán  38:82

3) Sagrado Corán  26:14

4) Sagrado Corán  20:118-119

5) Sagrado Corán  21:87

6) Sagrado Corán  3:7

7)  Ṣaḥīḥ al-Bukhari, “Libro  in el comienzo de la creación”, Hadith 3051, “Libro  de los rasgos  sobresalientes”, Hadith 3407, “Buenas  Maneras”, Hadith 5621; Ṣaḥīḥ  Muslim “Libro  sobre  los  méritos de  los  compañeros”, Hadith 4410; Musnad Ahmad ibn Hanbal, Vol. 1, 171,182 y 187

8)  Ṣaḥīḥ al-Bukhari “Libro  sobre  oración  del  viernes”, Hadith 897; Ṣaḥīḥ Muslim, “Libro  sobre  las oraciones del  día festivo”,  Hadith 1479; Sunan ibn Mayah,  “Libro sobre el matrimonio”, Hadith 1888; Musnad Ahmad ibn Hanbal,  Parte 6, 166, 186 y 247.

 9) Sahih  Muslim, “Bab al-Hirab wad-Darq, Iaum  al-’Aid”, Sahih  Muslim, “Libro  de Taharah (purificación)”, Cap.  22; Sahih al-Bukhari, “Libro del Wudu (ablución)”, Vol. 1


10) Ṣaḥīḥ al-Bukhari, “Libro sobre  los Funerales”, Hadith 1253; Ṣaḥīḥ Muslim, “Libro  sobre  las virtudes”, Hadith 4374; an-Nisa΄i; “Libro sobre los funerales”, Hadith 2062; Musnad Ahmad ibn Hanbal, Vol. 2, 269, 315, 351, y 533

   
Fuente: Cuestionamientos acerca del Islam Shi’a
Editorial Elhame Shargh


www.islamoriente.com