.

.

.

.
Desde este espacio los invitamos a pensar, tanto los acontecimientos políticos como las producciones filosóficas y espirituales de nuestro continente y del Mundo Islámico, más allá de los presupuestos ideológicos a partir de los cuales se construye "la realidad" desde los medios masivos de comunicación y de los que se nutren, también, las categorías de análisis de buena parte de la producción académica.

Esperamos sus aportes.


lunes, agosto 10, 2009

Israel en Latinoamérica


--> -->
Dos artículos sobre los intereses sionistas
en nuestro continente
I
América Latina en el punto de mira de Israel
www.stopthewall.org – http://spanish.stopthewall.or
¿Seguirá la política de América del Sur avanzando en la construcción de un nuevo orden continental y mundial basado en la democracia, los derechos humanos y la solidaridad mutua, o caerá presa de las estrategias de Israel que socavan la emancipación de América Latina y el Sur Global?
El ministro israelí de Asuntos Exteriores, Lieberman, se encuentra en una gira de 10 días por América del Sur, la primera de su clase en más de dos décadas. Su viaje tiene como objetivo el lanzamiento de una nueva dirección para la política exterior de Israel, que busca dirigirse cada vez más hacia el subcontinente. El pueblo de Brasil y de Argentina le han recibido con ruidosas protestas de calle, denunciándolo como un emblema del racismo, fascismo y colonialismo de Israel. La gente se han negado a jugar el papel de silenciosos anfitriones de los miembros de un régimen que durante más de sesenta años ha impedido que los refugiados palestinos regresen a sus hogares, oprimiendo al resto de la población y desarrollando formas cada vez más graves de represión y apartheid. La brutal matanza y el asedio de Gaza de principios de este año, y la continuada construcción del muro y de los asentamientos no son sino dos de las cuestiones que se añaden a la percepción gradual que la gente común tiene en todo el mundo de Israel como un estado paria. Sin embargo, el conflicto de intereses entre América del Sur e Israel va más allá de la solidaridad con Palestina. La nueva política de Israel hacia América del Sur fuerza al continente a una toma de decisiones fundamentales con respecto a sus propias aspiraciones y alineamientos geopolíticos.
El interés creciente de Israel en la región está parcialmente motivado por el endurecimiento de las alianzas con Europa y América del Norte, sus aliados tradicionales. Políticamente, incluso un primer ministro conservador como el francés Sarkozy, ha aconsejado al gobierno israelí que destituya a Lieberman a favor de una figura más presentable. En el plano económico, el 21% de los exportadores israelíes han anunciado pérdidas debido a los boicots en Europa. Para compensar esto, Israel ha desarrollado recientemente intereses en América del Sur, así como en África, mucho más vitales y estratégicos que en el pasado.
Hasta hace poco, el apoyo de Israel al neoliberalismo y la intervención de EEUU en el continente ha estado dirigido principalmente a congraciar al régimen sionista con el gobierno de los EEUU, de cuyo apoyo político y financiero dependen. Esto permitió a Israel limitar la influencia de los movimientos de liberación de América Latina, que conservaron un fuerte apego a la lucha palestina. Para Israel, un estado colonial construido sobre la base de la expulsión y la represión continua de la población indígena, el aumento de las fuerzas anti-coloniales y emancipadoras en cualquier lugar del mundo constituye una amenaza potencial para el paradigma sobre el que se construye.
Durante décadas de intervención militar de EEUU y de apoyo a gobiernos y dictaduras fascistas en todo el continente, Israel estaba allí para ayudar a la formación de paramilitares fascistas y de los escuadrones de la muerte de las dictaduras. Entre otros, operarios israelíes ayudó a formar a la contra nicaragüense de extrema derecha, y proporcionando inteligencia y armas pequeñas al régimen guatemalteco que mató a más de 200 000 personas, que arrasó aldeas y que desplazó a más de un millón de personas – al igual que ha hecho Israel con los palestinos. Siempre que los EEUU no actuaban directamente, Israel estaba allí para hacer su trabajo sucio. Esto ha abierto un gran mercado para las industrias israelíes de armamento e inteligencia, pero rara vez estuvo acompañado de una política global de acuerdos comerciales.
En tiempos de crisis económica mundial y de contratación de los mercados de Europa y América del Norte, donde los primeros éxitos del movimiento de boicot han comenzado a sumarse a las dificultades de Israel, encontrar nuevos socios comerciales se convierte en un asunto crucial. La expansión a gran escala en mercados en el mundo árabe y musulmán está excluida. Incluso cuando los gobiernos están forzados a suspender el boicot y las sanciones, como en Egipto o Jordania, el consenso público impide de manera eficaz que las inversiones, servicios y productos israelíes penetren en los mercados.
América Latina, y especialmente los países del MERCOSUR, como Brasil y Argentina, son un salvavidas potencial para los productos y servicios israelíes. Por tanto, no es de extrañar que Lieberman haya reiterado una y otra vez durante su gira por el continente la necesidad de que el MERCOSUR ratifique el acuerdo de libre comercio con Israel, firmado en 2008. Además, está celebrando amplias reuniones con empresas locales en cada uno de los países, con el fin de impulsar la cooperación económica con Israel.
Mientras que para Israel América del Sur ha adquirido una renovada importancia, para la población del continente, Israel no tiene nada nuevo que ofrecer. Las armas y el entrenamiento militar israelíes siguen matando a latinoamericanos en todo el continente. Colombia es probablemente el mayor receptor de armas y formación israelíes. “Aprendí una cantidad infinita de cosas en Israel, y a ese país le debo parte de mi esencia, mis logros humanos y militares”, admitió el jefe paramilitar colombiano y narcotraficante Carlos Castaño. Incluso en países como Brasil, Israel sigue participando activamente en la represión de la población. Amnistía Internacional y otras organizaciones de derechos humanos han montado una campaña pidiendo al estado de Río de Janeiro que deje de utilizar el Caveirão, vehículo blindado importado de Israel, para matar indiscriminadamente, intimidar a comunidades enteras y para montar operaciones que implican el uso excesivo de la fuerza. Si bien todo el continente americano ha aislado al régimen actual en Honduras, tras el derrocamiento del presidente legítimo, el líder del golpe ha anunciado el apoyo israelí a su gobierno. Varios comentaristas han destacado que en los meses antes del golpe, la embajada de Israel fue el escenario de un intenso movimiento diplomático con importantes representantes de la oposición, incluido Micheletti.
Peor aún, la diplomacia israelí está diseñada para bloquear efectivamente los esfuerzos estratégicos de América del Sur que desde hace mucho tiempo se orientan a desarrollar las relaciones Sur-Sur, como la creación del MERCOSUR o del Banco del Sur y los esfuerzos diplomáticos para crear relaciones especiales como la iniciativa IBSA (India, Brasil, Sudáfrica). El fortalecimiento de las relaciones con el mundo árabe y los productores de energía del Medio Oriente son vínculos estratégicos que pueden permitir que el Sur global desempeñe un papel más importante en la política mundial, para así crear un orden mundial más justo. Los esfuerzos diplomáticos de Israel se orientan en contra de todos estos proyectos. El espantapájaros de la influencia de Oriente Medio, y especialmente de Irán, desplegado una vez más por Lieberman, tiene por objeto romper estos nuevos e importantes lazos de cooperación económica entre la OPEP y otros estados productores de energía. Esto se ve agravado por llamadas explícitas para restringir los proyectos de unidad de América del Sur. Los esfuerzos virulentos para chantajear a la mayoría de los estados miembros del ALBA, en caso de tener éxito, fragmentarían la integración entre los países y las economías del continente.
De hecho, la visita de Lieberman a América del Sur, y la nueva estrategia de política exterior de Israel, obligan a los Gobiernos y pueblos de América del Sur a tomar una elección, que va mucho más allá de la solidaridad con Palestina: ¿Va a avanzar la política de América del Sur en la construcción de un nuevo orden continental y mundial basado en la democracia, los derechos humanos y la solidaridad mutua, o caerá presa de los que están trabajando en contra de la emancipación de América Latina y el Sur Global?
Las protestas durante la visita de Lieberman muestran donde la gente está parada. Muestran que los que han construido un estado colonial sobre la destrucción del pueblo palestino y que han impulsado el apartheid a los excesos más brutales nunca vistos, no pueden nunca ser aliados y socios de los países democráticos y progresistas. De hecho, la elección de los países en la agenda de Lieberman probablemente no ha sido tan difícil – no muchos otros estados de América del Sur habrían acogido al ministro racista. Sólo en Brasil, Perú y Colombia, los jefes de Estado han aceptado reunirse con Lieberman. Esto le da al presidente Lula una problemática posición ambigua – el líder de un gobierno progresista, listo para encontrarse con los que se dedican a la limpieza étnica continuada en Palestina, y que han financiado y promovido la represión de los pueblos de América Latina. Esperamos que las recientes victorias ganadas por los pueblos de América Latina se traduzcan en una voluntad de imponer las demandas populares a los gobiernos que aún hoy dan la bienvenida a Lieberman.
La sociedad civil palestina ha expresado reiteradamente su demanda a los estados de América del Sur de no ratificar el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Israel, un tratado que financiará la opresión y el despojo del pueblo palestino. Incluso dejando de un lado la moral y las implicaciones políticas con respecto a Palestina, el tratado no ofrece ningún beneficio económico significativo para América Latina. El libre comercio con una pequeña economía en gran medida carente de recursos, como la de Israel, ayudaría a un número insignificante de empresas y trabajadores de América del Sur.
La ratificación del TLC con Israel es la vara de medir por la que el mundo debe medir la política de América del Sur. Al aceptar el tratado, toda la retórica de los derechos humanos, la democracia y la causa común se convertirían en palabras vacías, que no pondrían ninguna presión sobre Israel; al rechazarlo, América del Sur puede abrir un nuevo capítulo en la historia de la cooperación entre el Sur global, y la lucha por la emancipación de Palestina – un mundo en el que promesas huecas de sesenta años de edad, sean por fin respaldadas por medidas concretas.
El autor es coordinador de la Campaña Popular Palestina contra el Muro de Apartheid
II
Karmon y las tácticas de Israel en Latinoamérica
El pasado 29 de abril, el asesor del gobierno israelí e investigador del Instituto Internacional para la Lucha contra el Terrorismo (ICT) de Israel, y del Instituto de Política y Estrategia del Centro Interdisciplinario (IDC) en Herzliya (Israel), Ely Karmon, lanzó, desde el semanario colombiano Cambio, una serie de acusaciones infundadas contra musulmanes latinoamericanos. En el marco de su visita a Sudamérica Karmon centró sus ataques a Irán y al trabajo de difusión que vienen realizando algunos hermanos en estas tierras.
El mencionado semanario tituló la entrevista a Karmon con la siguiente frase del funcionario sionista: "Hezbolá usa indígenas para penetrar en Latinoamérica" e intentó establecer un vínculo entre los esfuerzos que realizan los musulmanes latinoamericanos por dar a conocer el Islam, rompiendo con los estereotipos con los que lo presenta el discurso hegemónico, y las delirantes acciones de Teodoro Darnott en Venezuela (1). Posteriormente, el 8 de abril, este mismo personaje publica en el sitio de Real Instituto Elcano de España (www.realinstitutoelcano.org) “Iran and its Proxy Hezbollah: Strategic Penetration in Latin America”, un trabajo que pretende ser académico pero que no resiste análisis alguno. Allí reitera y amplía sus ataques, acusando a toda una serie de instituciones islámicas shiítas latinoamericanas de formar parte de un proyecto orquestado por Irán y Hizbullah para ganar influencia política en suelo americano. Consciente de la imposibilidad de demostrar ante un Tribunal cualquiera de sus afirmaciones, Karmon publicó sus calumnias en Colombia y España, fuera de la jurisdicción de la Justicia argentina, boliviana o salvadoreña (donde residen los hermanos injuriados). De hecho, en su paso por Argentina, Karmon prefirió despotricar contra Irán sin mencionar a los hermanos argentinos (entre los que se encuentra quien suscribe) a los que acusó más tarde desde Colombia y España.
En un primer momento pensamos que el objetivo de tamaña campaña de difamación era el de generar miedo y confusión alrededor de las tareas de difusión del Islam en América Latina, desacreditando a las instituciones islámicas locales vinculándolas a proyectos digitados desde el exterior, fortaleciendo así el prejuicio según el cual el Islam constituye un elemento siempre extraño a la identidad latinoamericana. Pero, la información que ha sido publicada en los últimos días nos permite suponer que no es éste su único objetivo. De acuerdo con la publicación argentina Veintitrés Internacional del mes de mayo de 2009, son las instituciones sionistas latinoamericanas las que se encuentran reclutando indígenas para la causa israelí. Ésta revista, dirigida por Romina Manguel (una periodista argentina que ha manifestado claramente una postura pro israelí en los medios en los que ha trabajado), da cuenta del 11º Encuentro de Dirigentes de Instituciones y Comunidades Judías Latinoamericanas y del Caribe, llevada a cabo en Cartagena de Indias (Colombia). Agustín Zbar informa que “el rabino colombiano Alfredo Goldschmidt y el abogado Luis Alberto Prieto Vargas (miembro pionero de la comunidad convertida al judaísmo en Bogotá) compartieron las experiencias grupales de acercamiento y conversiones al judaísmo sucedidos en Colombia y Perú. En el último tiempo hubo una conversión de poco más de 100 personas al judaísmo, muchos de origen indígena, y hay unos 300 más aguardando completar su proceso de conversión” buena parte de los cuales “se mudan inmediatamente a vivir su nueva vida en Israel” (2). Zbar afirma que Colombia no es el único país de Latinoamérica donde se está verificando este fenómeno, “se ven también muchos casos en Guatemala, México o Perú”. En éste último país el autor recuerda el caso de “una comunidad de las montañas de Perú que hizo una conversión religiosa a través de la lectura de la Biblia y que terminó viviendo de forma ortodoxa en Israel”. Lo que Zbar se cuida muy bien de mencionar es que estos nuevos miembros son llevados a los asentamientos y las colonias con las que Israel avanza sobre territorio palestino, poniendo a los recientemente convertidos en la primera línea sionista.
El 9 de julio de 2002, Grez Myre de Associated Press, daba cuenta de la política de reclutamiento empleada por el gobierno israelí en un artículo titulado “Las ‘Tribus perdidas’ del mundo refuerzan el movimiento de asentamientos en Palestina” (3). Myre sostiene que Atraídos desde todos los rincones del globo, nuevos conversos al judaísmo están ayudando en la ocupación ilegal”. Se trata de peruanos – continúa el periodista- que “fueron formalmente convertidos al judaísmo por rabinos israelítas en Noviembre pasado para ser cualificados para la residencia bajo las leyes del "estado judío”. (…) La mayoría de los colonos judíos sigue viniendo desde dentro de la entidad sionista "Israel" pero los esfuerzos de reclutamiento se intensificaron el año pasado para atraer a nuevos judíos desde todas las partes del mundo." Los colonos están buscando a " las tribus perdidas" en la India, Brazil, Perú, o donde sea, " dijo Dror Etkes, quien maneja el asunto de los asentamientos para Paz Ahora. " Están reclutando a personas que buscan mejorar sus niveles de vida así como a personas con la intención de hacer un cometido religioso - siempre que quieran vivir en Cisjordania - Palestina".
Como vemos, con sus declaraciones Karmon no sólo pretende generar miedo y desconfianza alrededor del trabajo de difusión que realizan los hermanos de Latinoamérica, sino que además los acusa de realizar lo que, en realidad, lleva a cabo Israel, con la clara intención de generar una cortina de humo sobre las operaciones sionistas en estas tierras. Es Israel quien está utilizando como carne de cañón a los indígenas americanos, en el marco de un proyecto de expansión sobre el suelo palestino; táctica que se pretende disimular tras las injurias lanzadas por personajes tan íntimamente ligados al estado sionista como Karmon.


-->
Notas:

1- Ver la nota publicada el 14 de abril de 2009 por Webislam, Golpe al crecimiento del islam en América Latina, de Pedro Delgado Moscarella

2- ZBAR, A. El dialogo de Cartagena. En revista Veintitrés Internacional de mayo de 2009. Buenos Aires. Páginas 39 y 40.
3- Publicado también por Webislam.


Husain ´Ali Molina