.

.

.

.
Desde este espacio los invitamos a pensar, tanto los acontecimientos políticos como las producciones filosóficas y espirituales de nuestro continente y del Mundo Islámico, más allá de los presupuestos ideológicos a partir de los cuales se construye "la realidad" desde los medios masivos de comunicación y de los que se nutren, también, las categorías de análisis de buena parte de la producción académica.

Esperamos sus aportes.


lunes, marzo 01, 2010

Sobre el Da'wa



Murad Hoffman y sus ideas sobre el Da’wa

“Veo que al tener un pie en Oriente y otro en Occidente puedo entender ambos mundos lo suficientemente bien como para explicarlos uno al otro, y así cuando estoy en el mundo musulmán les explico qué es Occidente y cuando estoy en Occidente les explico el Islam”. Es así como Murad Hoffman el famoso pensador musulmán alemán reflexiona sobre su particular situación al estar expuesto a diferentes conocimientos y experiencias.

Murad Wilfried Hoffman fue embajador alemán en Argelia y Marruecos entre 1987 y 1994 y anteriormente fue Director de Información de la OTAN en Bruselas. Abrazó el Islam en 1980. Se formó en el Union College de Nueva-York e hizo su Master en Derecho alemán en Munich y se doctoró en Harvard. Su primer libro sobre Islam fue Diario de un musulmán alemán (1990), y su segundo libro Islam: la Alternativa levantó la protesta en Alemania y fue calificado como un fundamentalista por los izquierdistas.

En esta entrevista Hoffman debate con Islam Online sus puntos de vista y sus preocupaciones sobre diversas problemáticas intelectuales y prácticas sobre la base común y las diferencias entre Oriente y Occidente en particular tras el 11 de Septiembre. Trata de afirmar las oportunidades y los desafíos del Islam y los musulmanes en las sociedades occidentales dibujando las diferencias entre aquellas.

- ¿Podemos considerar los acontecimientos del 11 de Septiembre como un punto de inflexión y el comienzo de una nueva era?¿Piensa usted que hay un proyecto islámico adecuado que permita manejarse con la mentalidad occidental por medio del cual podamos confrontar las consecuencias de tales acontecimientos?

- En realidad no creo que el 11 de Septiembre fuese tal cambio monumental. Fue importante para la mentalidad americana tal y como lo fue por ejemplo Pearl Harbor. En Alemania tuvimos acontecimientos monumentales como el final de la II Segunda Guerra Mundial que supuso una enorme catástrofe. Los japoneses tuvieron acontecimientos como los bombardeos atómicos y después de algún tiempo el mundo regresó a la normalidad. Creo que este también será el destino del 11 de Septiembre; será un dato importante en los libros de historia, pero el mundo volverá a la normalidad y en cuanto al Islam el 11 de Septiembre supone a la larga un beneficio para el mismo ya que mucha gente que nunca antes había buscado información sobre el Islam se puso a buscarla y en 14 días se agotaron todos los libros sobre Islam. En Alemania, una traducción del Corán que yo edité vendió 40.000 ejemplares en un año lo cual demuestra que la consecuencia del shock fue buscar más conocimiento sobre el Islam y si nos salimos de la actual histeria, podemos ver una mayor apreciación del Islam después de todo.

- Pero aquellos acontecimientos han tenido serios efectos sobre los musulmanes, ¿cómo evalúa usted estos efectos?

- Por supuesto, estoy viviendo estos efectos. Encuentro la sospecha, a pesar de acatar la ley, de ser un terrorista en potencia. Cuando viajas a los USA eres tratado como nunca lo habías sido anteriormente; tienes que esperar horas tu equipaje y por supuesto estás bajo sospecha. Pero los musulmanes en América han reafirmado su planteamiento; incluso han organizado tras el 11 de Septiembre el primer encuentro de musulmanes en América, el llamado ISNA (Sociedad Islámica de Norte América). Organizaron aquello por primera vez en Washington adonde acudieron 42.000 musulmanes, la mayoría de ellos muy jóvenes y la mayoría de las jóvenes potaban el Hiyab. Aquella fue la respuesta de los musulmanes; no emprender la violencia pero permanecer firmes en lo que creen y emprender una postura enérgica y no solo defensiva.

- En su opinión, ¿cómo ve el proyecto islámico y su acercamiento a Occidente?

- El Da’wa no puede estar centralizado. Un Da’wa efectivo tan solo puede ser llevado a cabo de manera local, porque si alguien habla sobre Islam con acento extranjero, el Islam automáticamente es tratado como un fenómeno extranjero, y no como un hecho universal. Igualmente usted tiene que saber como piensa la gente, esto significa que usted tiene que poseer la misma educación que la gente para conocer donde radican las dificultades. Usted tiene que conocer la historia de la gente porque hay una memoria colectiva. Tan solo si usted conoce todo ello puede hacer un Da’wa efectivo. Para darle un ejemplo, a menudo recibimos libros islámicos de Pakistán o de la India, su inglés defectuoso, su papel es malo, la encuadernación es horrorosa, hay muchas erratas. Esto sólo ya descalifica los libros, la gente ni siquiera los tocará, porque está acostumbrada a usar un buen papel, una buena encuadernación, una impresión perfecta, y son pequeñas cosas como estas las que descalifican a un libro que por otra parte sería de mucho valor el leerlo. Esto es cultural. Esta es la respuesta a la pregunta.

- Hay repetidos llamamientos desde diferentes lugares para que los musulmanes renueven sus discursos y proyectos, ¿qué piensa de esto?

- Cada nueva generación de musulmanes ha de renovarse, usted no puede heredar una religión. El poeta germano Goethe lo dejó muy claro cuando dijo, “Tenéis que adquirir vuestra herencia para después gobernarla”. Y esto significa que cada generación ha de volver al Corán y la Sunna una y otra vez para hacer de ello algo relevante dentro de la problemática contextual propia en la que vive.

- Alguna gente piensa que los logros islámicos dentro del ámbito intelectual y de la jurisprudencia no han interactuado de una manera efectiva con la humanidad y en el mundo. Como intelectual y occidental que es usted, ¿qué opina de esto?

- Estoy de acuerdo completamente con aquella aseveración. El problema es que el mundo musulmán no ha desarrollado un equivalente al orientalismo en Occidente. En Occidente hay especialistas en Islam que lo conocen en profundidad, que hablan árabe, persa y turco, ya que esto es lo mínimo que se les exige, por tanto, Occidente está equipado para entender el Islam desde dentro. No existe tal cosa como un occidentalista en el mundo musulmán. Usted encontrará muy poca gente que tenga buena formación en lenguas occidentales además de conocimientos de historia, filosofía y cristianismo occidental. Yo puedo ver esto porque tengo un pie en Oriente y otro en Occidente y entiendo ambos mundos lo suficientemente bien como para explicar uno al otro, y así cuando estoy en el mundo musulmán les explico lo que es Occidente y cuando estoy en Occidente les explico el Islam.

- ¿Piensa usted que hay una ausencia islámica con respecto a la implicación en cuestiones y problemas internacionales?, por ejemplo, con el movimiento anti-globalización, ¿qué podemos hacer para reorientar la situación?

- Pienso que la cuestión palestina es central a este respecto. Es verdad que las políticas de Israel contra los palestinos y el apoyo dado por los USA son muy criticados por la mayoría de los europeos e incluso dentro de la propia América. Hay el sentimiento creciente entre los americanos de que Washington ya no es gobernada por los americanos sino por los Sionistas y básicamente por Israel, y esto hace a la gente muy infeliz, y así hay un gran cantidad de gente que está contra la política de Bush hacia Israel. Usted está en lo cierto, lo que sucede en Chechenia, en Cachemira, en Argelia, en Pakistán, en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, se está tratando todo ello con un doble rasero. Las resoluciones de Naciones Unidas contra Israel nunca se aplican, pero las resoluciones de Naciones contra cualquier país musulmán son aplicadas inmediatamente. Es por esto que escribí en uno de mis libros un capítulo llamado, “Mirada de ojos azules y rubios y otros derechos humanos”, queriendo decir, dije, que los derechos humanos son rubios y de ojos azules.

El mundo musulmán en su mayoría está ausente; lo mismo pasó en Bosnia. ¿quién intervino finalmente a favor de los musulmanes en Bosnia y Kósovo?, fue Occidente, no fue el mundo musulmán. ¿Por qué esto es así?, ¿por qué no podemos tener una acción unificada? Se debe en primer lugar, creo yo, porque el mundo musulmán ha sido dividido por el colonialismo en naciones que ahora se conducen como países independientes entre sí y no como una sola Umma. Todo el mundo tiene una bandera y un dictador y esto es una tragedia. Si el mundo musulmán contara por sí mismo, emprendería una acción unificada. Son sus gobiernos quienes no lo permiten.

- Muchos pueden pensar que los musulmanes en Occidente están viviendo de la producción intelectual y de la jurisprudencia realizada en Oriente. ¿Cuál es la razón de esto y cuándo piensa usted que habrá un Fiqh Islámico independiente así como una intelectualidad y una cultura que sean productos de Occidente?

- No estoy de acuerdo con su afirmación. Hay mucha más vida intelectual islámica en Occidente que en Oriente. Se están publicando muchos más libros serios sobre Islam en inglés que en árabe. Tenemos centros de producción muy activos para el pensamiento islámico, por ejemplo en Washington dirigido por Taha Gaber al-Elwany, quien es un Azerí. Tenemos otro en Los Ángeles dirigido por Fathy Suman, Azerí. Tenemos uno en Londres dirigido por Zaky Badawy, Azerí. Reviso unos 20 libros cada año antes de su publicación, lo cual quiere decir que leo unas 4.000 páginas de libros islámicos cada año para el llamado mundo islámico, que son publicados en Gran Bretaña en Markfield donde hay una estupenda fundación islámica. Y puesto que los pensadores islámicos en Occidente pueden escribir sin censura, su producción va a ser esencial para el desarrollo del Islam en el mundo musulmán. Creo que los musulmanes en América y Europa serán los líderes de la revitalización intelectual de los musulmanes en Oriente.

- Pero al mismo tiempo pensamos que Occidente es aún dependiente de Oriente en términos de pensamiento. Incluso los nombres que usted ha mencionado como Elwany, Badawi y Fathy Suman se criaron y empezaron sus vidas en Oriente. Además de esto el Consejo Europeo para la Fatwa y la Investigación (ECFR) está encabezado por Al-Qaradawi y Mawlawi. La pregunta es: ¿está siendo construida la infraestructura para el pensamiento islámico occidental en Occidente?

Yo ceo que efectivamente es así, y las tres personas que usted ha mencionado están muy influenciada por su vida en Occidente. Esto ha tenido repercusiones muy fructíferas en su producción, en su pensamiento y en sus planteamientos.

- ¿Cómo ve usted el futuro de los musulmanes en Occidente especialmente después de los trágicos acontecimientos del 11 de Septiembre?

- Esto no puede ser respondido sin hacer una distinción entre aquellas partes de Occidente donde predomina el ateismo y donde la iglesia cristiana ya no juega un papel preponderante y aquellos países donde todavía la gente conserva un sentimiento religioso. Tome el caso de Estados Unidos; los Estados Unidos son un país religioso. Usted no puede ser el Presidente de los Estados Unidos sin ir a alguna iglesia.

En Europa sucede todo lo contrario, el canciller alemán, es un ateo profesional, y la mayoría de intelectuales europeos no son creyentes. Para los musulmanes es más fácil entenderse con los creyentes que con aquellos que no los son.

El segundo elemento es: ¿quién es la mayoría de musulmanes? En Alemania son los turcos, en Francia los norte africanos, en Inglaterra los indo-pakistaníes. Y esto marca una gran diferencia en cada uno de estos países. Los turcos, por ejemplo, vienen sin saber alemán mientras que los norte africanos saben francés antes de emigrar a Francia y los indo-pakistaníes saben inglés antes de llegar a Inglaterra. En segunda lugar, India está tan lejos que esta gente son inmediatamente identificados como una responsabilidad; los norte-africanos se identifican con Francia porque son refugiados políticos y no quieren regresar; los turcos, sin embargo, quieren regresar porque han venido por razones económicas, y no políticas. El cuadro es diferente en cada país.

Ahora bien, la diferencia más importante está a favor de los musulmanes en América. Los musulmanes en Europa vienen todos como trabajadores, sin cualificación alguna, y por lo tanto socialmente empiezan desde la base y esto es algo que usted todavía puede notar. En América, los musulmanes vienen como estudiantes de todo el mundo entero musulmán y todos ellos acaban siendo doctores, ingenieros, abogados... con el resultado de que la población musulmana en América tiene el índice más elevado de gente con formación académica en los Estados Unidos, más incluso que los judíos.

- Tras haberse retirado de la vida profesional activa, ¿está usted escribiendo sus memorias? ¿qué novedad está produciendo?, ¿está escribiendo determinados libros?

- Tengo 72 años y he escrito diez sobre Islam, pienso que es suficiente. Mi diario lo puede encontrar en el libro “Mi viaje a Meca”. No obstante, escribo artículos para “Estudios Islámicos” en Islamabad, para el “American Journal for Islamic Social Studies” en Washington, para “Encounters” en Inglaterra y estoy escribiendo para un diario islámico en Alemania. Tenemos un diario islámico.

Fuente: Islam online.

Traducción: Musulmanes Andaluces