.

.

.

.
Desde este espacio los invitamos a pensar, tanto los acontecimientos políticos como las producciones filosóficas y espirituales de nuestro continente y del Mundo Islámico, más allá de los presupuestos ideológicos a partir de los cuales se construye "la realidad" desde los medios masivos de comunicación y de los que se nutren, también, las categorías de análisis de buena parte de la producción académica.

Esperamos sus aportes.


lunes, julio 05, 2010

Geopolítica del miedo




-->
La geopolítica del miedo en Oriente Medio

El Ateneo de Madrid, en colaboración con la Consejería Cultural de la Embajada de la R.I. de Irán, celebró el jueves 24 de junio una mesa redonda bajo el epígrafe de “La geopolítica del miedo en Oriente Medio y Soberanía nacional de Irán”, en la que intervinieron Morteza Saffarí, embajador iraní en España, Willy Meyer, eurodiputado por Izquierda Unida (IU), Amir Pourpezeshk, consejero cultural iraní de la embajada, Mateo González, doctor en Ciencias Políticas y organizador del acto, y Carlos París, presidente del Ateneo, que ha sido el que ha ejercido de moderador.
Tras las presentaciones de rigor de París, la mesa redonda, que se celebró ante un nutrido público en una de las salas del Ateneo, fue iniciada por González quien hizo un profundo análisis de la situación del mundo en lo que respecta a la presencia militar estadounidense en todo el planeta. González, que proyectó unas diapositivas en la que se mostraba de manera gráfica la ocupación militar de EEUU, declaró que “uno de los ejemplos del doble rasero que aplica Washington lo podemos ver en temas como el de los derechos humanos y en el de las actividades nucleares de los países que las tienen con el beneplácito de EEUU porque les permiten establecer a los norteamericanos bases militares en sus territorios.”
González prosiguió argumentando que esos países en los se asientan bases militares norteamericanas “son los mismos países que al haberse rendido a EEUU, nunca son acusados de violar los derechos humanos ni las libertades fundamentales además de poder desarrollar su propio programa nuclear. Sin embargo, Irán, como no tolera la prepotencia ni imperialismo de EEUU es blanco de acusaciones, propaganda y sanciones”.
El profesor de política añadió que “los crímenes de Israel y las cabezas nucleares del régimen sionista sí que son una verdadera amenaza para la paz”.
González trató en su intervención también de la aplicación de política de doble rasero en Latinoamérica y en las conspiraciones que EEUU trama con varios países de esa zona debido a su deseo de independencia.
Por otro lado, Meyer, habló en su intervención de la cuarta ronda de sanciones que se ha lanzado nuevamente contra Irán a cuenta de su programa nuclear, del cual Teherán no ha cesado de insistir que es pacífico. Meyer tachó de “hipocresía” las sanciones porque “nada se hace contra Israel, con sus 200 cabezas nucleares, ni contra Pakistán, con 60, ni tampoco contra la India, con 120”, a lo que sumó el hecho de que a otros países con armas nucleares no se les sanciona y de que ninguno de estos tres países es miembro de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), el organismo de la ONU que vigila la no proliferación de armamento nuclear en el mundo. “No se castiga a Israel, Pakistán e India, y sí a Irán, por su propia personalidad”, sentenció el eurodiputado, que insistió en la discriminación que se practica contra Teherán al decir que “a Irán hay que aislarlo mediáticamente” y rematar preguntándose en tono retórico “¿por qué derechos a unos sí y a otros no?”. En este sentido, Meyer señaló que “a Irán no se le ha dejado ejercer su soberanía nacional”, y que en cambio “se le impuso una guerra que le causó un millón de muertos”.
Sobre el convenio nuclear recientemente firmado entre Brasil, Irán y Turquía —alabado por el mismo secretario general de la ONU, Ban Ki-moon—, Meyer destacó cómo en la línea de su política de aislamiento, la secretaria de Estado Hillary Clinton hizo tras aquello unas declaraciones en la que aseguraba que “Brasil es un peligro para el mundo”. Meyer se preguntó que “si el objetivo es evitar que Irán no acceda a las armas atómicas, ¿por qué se está entonces en contra del acuerdo?”
Meyer aclaró que IU está en contra de la energía nuclear, que su partido apoya otras opciones para la generación de energía, pero que cuando “un país, desde su soberanía, opta por hacer uso de este tipo de energía, al igual que hacen otros, hay que respetarlo”. “Se trata a Irán de la peor forma de la que se puede tratar a un país que es miembro de todos los organismos internacionales”, remachó tras aludir asimismo a la flota militar estadounidense que se dirige a aguas del golfo Pérsico.
El eurodiputado de IU hizo también un llamamiento a José Luís Rodríguez Zapatero, presidente del gobierno, “para cuando en julio se reúnan en la UE se considere la estima que los iraníes le tienen a los españoles”.
Sobre el sistema internacional, Meyer manifestó que “los gobiernos democráticos tenderían hacia el desarme y tratarían a todos como a iguales, pero, muy lejos de esto, está la UE con una actitud subsidiaria de los EEUU, practicando una política del seguidismo” ya que “lo que impera en el ámbito internacional son las relaciones caprichosas”. Siguiendo esta misma línea argumental, Meyer no pudo dejar de referirse a la “doble vara de medir existente en el mundo, sobre todo, desde 1999, cuando la OTAN decidió bombardear Yugoslavia y se decidió de ahí en adelante utilizar la fuerza cuando dicha organización lo considere oportuno y sin el visto bueno del Consejo de Seguridad de la ONU”. “Esta vía nos lleva a la ruina, y, de hecho, Afganistán está hoy talibanizado”, denunció al tiempo que insistió en que “desde IU pedimos negociaciones con Irán de cara a evitar una escalada militar en Oriente Medio”.
Meyer sostuvo que un enfrentamiento militar contra Irán tendría “consecuencias dramáticas para el conjunto de la humanidad” y lamentó que “Obama está recibiendo muchas presiones del lobby sionista para que ataque”.
Sobre la “importancia estratégica” de Irán, Meyer suscribió que dicha importancia “no está en el hecho de que pueda enriquecer uranio si no que es su petróleo la principal causa geoestratégica tanto en Irán como en Irak”, frase que fue rematada por las declaraciones del presidente de la AIEA, que ha asegurado “no haber ninguna de que Teherán se esté dotando de armas nucleares”, y que Meyer ironizó diciendo que esas declaraciones “no sirven”.
A continuación tomó la palabra el consejero cultural de la embajada iraní, que comenzó hablando de la obra de Michel Foucault, “Irán: el espíritu de un mundo sin espíritu”, en la que se dice que “el sistema verdadero de los iraníes difiere de nuestra verdad”. La conclusión que este intelectual sacaba de las observaciones de los acontecimientos de 1979 y del propósito de los iraníes por dar punto y final al sistema monárquico se resumía en la frase de que “con su levantamiento, el pueblo iraní ha dicho que tenemos que cambiarlo todo, tanto las instituciones políticas como el sistema económico y la política exterior, pero especialmente lo que tenemos que cambiar es a nosotros mismos, nuestra forma de ser y nuestras relaciones con las cosas, con los demás, con la eternidad, con Dios”. Con estas creencias lo que procuraban era cambiar en pro de un nuevo espíritu. Según Foucault, no se trataba del opio del pueblo iraní sino el islam lo que era precisamente el espíritu de un mundo sin espíritu.
Pourpezeshk prosiguió: “La simiente primigenia de la Revolución islámica de Irán para el nacimiento de semejante espíritu había brotado en el cuerpo ajado de los iraníes, algo a lo que el imam Jomeini se refiere con estas palabras: “La otra base del Islam es el principio de independencia nacional. Las leyes islámicas dicen explícitamente que ninguna nación ni ninguna persona tiene derecho a interferir en los asuntos de nuestro país, pero este régimen [el del sha] nos ha arrebatado nuestra independencia y la ha dispersado al viento”.
Tras hacer alusión al movimiento de protesta iniciado por el Imam Jomeini en 1963, añadió que “en el campamento del sistema imperialista, ese mismo sistema que promueve golpes de estado desde Chile hasta Irán, el mismo que invade un país previo escándalo que dicho país tiene armas de destrucción masivas para luego no encontrar nada y sumir a la región un caos de inseguridad, ese régimen imperialista es el mismo que posee una visión Hobbesiana del mundo al que ve lleno de lobos. En este sistema de la licantrocracia, en el que el poder de decisión y actuación reside en los inicuos, se procura buscar el remedio y la salvación en la creación del gigantesco Leviatán que es el señorío de los Estados Unidos para de esta manera quedar a salvo de las amenazas. Es esta la razón por la que la imagen que se debe promover del mundo es una imagen de peligros a cada paso, una imagen de amenazas que sobre todos penden, y de miedo, es decir, una imagen completamente falsa y formada en ideas que rozan lo diabólico.”
“La tesis que el régimen imperialista sostiene para justificar su naturaleza salvaje y sus actuaciones malévolas es la de la existencia de un eje del mal que pende como espada de Damocles sobre el mundo. En Don Quijote de la Mancha aparece una imagen bella y entrañable, en la que tras disiparse el polvo de unas supuestas mesnadas enemigas se ve que éstas no son más que un rebaño de ovejas”, agregó al tiempo que aseguró que “hoy ya no sirve de nada la recomposición de teorías políticas como la del Leviatán de Hobbes y que se dan para justificar el sistema de señor y plebeyo que en el mundo impera. El horizonte futuro en la diplomacia no se vislumbra basado en la diplomacia unilateral fundamentada en la fuerza sino, más que nada, se ve que está basado en una diplomacia abierta culturalmente, dinámica y flexible.”
El último turno de palabra le correspondió al embajador iraní, que incidió mucho en su discurso en el tema de la iranofobia promovida por la Casa Blanca. Tras referir las razones por las cuales Irán es un país importante geoestratégicamente hablando, añadió que “la aparición de la revolución islámica y la colocación de Irán en el centro del mundo musulmán, añadido al hecho de que la geopolítica chií gira alrededor de Irán, son factores que añade más relevancia si cabe a su posición que ha elevado este país hasta ser una potencia regional y extrarregional, a pesar de los denuedos de EEUU y de la seria oposición con la que se enfrenta Teherán, de tal guisa que los fracasos de Washington en sus intentos de todo tipo, tanto duros como blandos, por controlar Teherán es lo que ha hecho que ahora adopte la estrategia de provocar la iranofobia, o miedo a Irán, para poder enfrentarse a este país.”
Saffari sentenció que “la estrategia de la iranofobia nació al mismo tiempo de la islamofobia, de la que es, además, sinónima. Esta estrategia es la que ha sido practicada de manera continuada contra Teherán por la política exterior y la diplomacia en general de Washington en los últimos treinta años, ya sean republicanos o demócratas los que estuvieran en el poder.”
Sobre las razones para la adopción de la estrategia de la iranofobia por parte de EEUU, el embajador enumeró “la victoria de la revolución islámica en Irán, la cual acaparó toda la atención del mundo musulmán y que vino acompañada con el éxito geoestratégico de nuestro país, que hizo que Irán se convirtiera en un jugador influyente en las relaciones entre el Oriente Medio árabe y el sudoeste de Asia. En semejantes circunstancias, Irán desafiaba de facto los intereses de EEUU.”
Sobre los ejes alrededor de los cuales giran la iranofobia, Saffari dijo que son siete:
1. Inculcar que Irán se está haciendo de armas nucleares.
2. Inculcar que Irán apoya el terrorismo.
3. Inculcar que Irán está vulnerando los derechos humanos.
4. Inculcar que la tecnología de defensa iraní es ofensiva y no defensiva.
5. Inculcar que la R.I. de Irán interfiere en los asuntos de los demás países.
6. El carácter islámico del sistema político en Irán.
7. Inculcar que Irán está contra de la paz y la estabilidad de la región.
El diplomático iraní agregó que las tácticas de la iranofobia consisten en “manipular y engañar a la opinión pública, introducir jugadores en el terreno de juego y establecer planes por parte de EEUU con el objetivo último de promover la iranofobia, para cuya puesta en práctica se hace necesario la ejecución minuciosa de tácticas variadas y complejas, algunas de las cuales son las siguientes:
1. Sacarle partido a la carga negativa de las palabras, términos y conceptos susceptibles para la opinión pública (por ejemplo, endosarle a la república islámica el adjetivo de “radical”).
2. Demonización de Irán (por ejemplo, con la película “300”).
3. Utilización de la táctica del miedo y la intimidación (por ejemplo, inculcando que la tecnología misilística de Irán es un peligro para Europa).
4. Asociaciones objetivas (por ejemplo, colocar una fotografía del presidente Ahmadineyad junto a una de Hitler).
5. Utilización de la táctica de la acusación (por ejemplo, añadiendo el nombre de los Pasdaranes o Guardianes de la Revolución al listado de organizaciones terroristas).
6. Tergiversación de las noticias relacionadas con Irán (por ejemplo, presentar como de uso no pacífico los avances nucleares de Teherán)
7. Alusiones directas e indirectas (como cuando presentan a Irán como eje del mal en el mundo).
8. Utilización de la práctica de la repetición (como cuando repiten que Irán procura domeñar los países de la región).
Saffari sostuvo que han sido varias las olas de iranofobia, que la “primera se levantó coincidiendo con la victoria de la revolución islámica en Irán. Con el levantamiento de esta primera ola, los países árabes de la región se vieron en una situación de miedo que les obligó a jugar en la arena dispuesta por EEUU y los lobbies sionistas. Este miedo sembrado en los países árabes de la zona, junto a las ansias de poder de Saddam, completó en la práctica el puzzle del belicismo estadounidense, que impuso a la R.I. de Irán una guerra multilateral con el fin de derrocarla. Por otra parte, el levantamiento de la primera oleada de iranofobia desvió en el mundo árabe la atención de donde la tenía puesta, esto es, en la causa palestina, lo cual fue una ocasión oportuna para que el régimen artificial sionista perpetrara amplias y salvajes masacres entre los palestinos, a muchos de los cuales dejó sin hogar. Fue en realidad gracias a esta primera oleada de iranofobia por la que el régimen ocupador de Jerusalén pudo ocupar también el sur del Líbano.”
Sobre la segunda ola, dijo que “por cuanto la iranofobia ha nacido junto a la islamofobia, de la que es además sinónima, por tanto, el mismo tiempo que se promovió ésta se levantó una segunda oleada de iranofobia tras los sucesos del 11-S, cuando la política exterior norteamericana nombró a Irán eje del mal.”
“La tercera ola —prosiguió— surgió tras los fracasos políticos cosechados por EEUU en Oriente medio. La estrategia de promover la iranofobia aumentó más si cabe tras la profunda preocupación de los mandatarios norteamericanos ante el reforzamiento de un eje entre Irán, Irak, Siria, Líbano y Palestina. La guerra de 33 días con la victoria del Hizbulá libanés por un lado y los fracasos consecutivos de EEUU en la región y en Irak hizo aún más crítica y difícil la situación para la Casa Blanca, por lo que los neoconservadores belicócratas vieron la huida de esta situación crítica en la creación de un equilibrio de poder y de persuasión para con Irán. Por ende, la puesta en marcha de esta tercera ola de iranofobia estaba supeditada al freno y control de Irán en la zona.
Saffari aseguró que los fines evidentes y soterrados de EEUU para la promoción de la iranofobia son trasladar la crisis desde el mediterráneo hasta el golfo Pérsico y acelerar el proceso de componendas entre los árabes y el régimen artificial de Israel.
Saffari aludió a la “formación de una OTAN árabe desde el Líbano hasta Omán a fin de frenar el poder de Irán mediante la cooperación de los países árabes de la zona” como uno de los “propósitos por el que se ha lanzado la estrategia de la iranofobia en la que se basa la política exterior de Washington”. “En realidad —recalcó el diplomático— la insistencia de Washington en lanzar esta tercera ola de iranofobia es con el fin de separar a Irán de sus vecinos árabes y crear un bloque árabe (una OTAN árabe) integrada por seis países ribereños del golfo Pérsico, Egipto, Jordania y EEUU, para hacerle frente a Irán.”
Otra de las razones para la práctica de la estrategia de la iranofobia de acuerdo con Saffari es la de controlar a Irán en la zona. “Lo que Washington ha estado buscando es quemar las últimas cartas de la baraja de Irán en la región. Al promover la iranofobia entre los países árabes, lo que Washington intenta es llevarlos a su terreno de juego político en Irak, Líbano y Palestina.
Aislar a Irán en la palestra internacional fue otra de las razones que esgrimió el diplomático, pues “con la iranofobia se abona el terreno para aislar a Irán en la palestra internacional. Con dicha estrategia, Washington intenta en realidad aplicarle a Irán el modelo de Corea del Norte a fin de frenar su programa nuclear. Según cree EEUU, con la estrategia de la iranofobia podrá formar un grupo en el mundo contra Irán y ganarse a los jugadores oficiales y no oficiales para sus políticas beligerantes con Teherán.
La provocación de una carrera armamentística fue propuesta como otra de las razones de la promoción de la iranofobia, ya que “la militarización de la política exterior norteamericana conlleva unos cuantiosos gastos. En efecto, hasta la fecha la Casa Blanca ha gastado más de 700.000 millones de dólares en Irak, además de que ha provocado unas pérdidas en la economía estadounidense que se cifran en 3 billones de dólares. Mirado desde este punto de vista, la estrategia de la iranofobia impele en realidad a los países árabes a lanzarse a una carrera armamentística para competir con Irán para de esta manera tener Washington un mercado para su lucrativo negocio de venta de armas. Una prueba de este aserto es la firma de un contrato de venta de armas por valor de 20.000 millones de dólares firmado por EEUU con Arabia Saudita y algunos emiratos árabes de la zona.
Justificar la presencia militar ocupacionista de EEUU en la región fue otra de las razones que dijo Saffari en la mesa redonda, pues “las especulaciones sembradas en los países de la región a los que se amedrenta con Irán es en realidad la excusa para justificar una presencia militar y ocupacionista en la zona. Este asunto se ve más patente y adquiere más importancia todavía cuando surge una oleada de rechazo y odio contra EEUU por sus actuaciones en la región. Por ende, iranofobia, propaganda y guerra psicológica son estrategias con las que se procura reparar el poder blando de Washington en la zona.
“Con la puesta en práctica de la estrategia de la iranofobia —concluyó su argumentación— lo que EEUU pretende es justificar y consolidar su presencia militar en la zona al tiempo que le posibilita tener el control de los recursos energéticos. A destacar es que la reserva de 22 mil millones de barriles de petróleo que posee EEUU se agotarán en 11 años, por lo que este país se verá obligado a comprar diariamente 25 millones de barriles. Mirado desde este ángulo, la estrategia de la iranofobia mantiene una relación directa con el suministro de energía para satisfacer las necesidades de EEUU en un plazo menor a un cuarto de siglo ya que dentro de varios años a algunos países no les será posible exportar crudo debido al incremento de su consumo interno. Solo Arabia Saudí, Irak e Irán serán los países que les será posible mantener sus exportaciones petrolíferas en un plazo de 30 años. Por tanto, la iranofobia se trata en realidad de un puente por el que Washington intenta pasar con el fin de poder administrar sus propios cambios internos y, por otro lado, poder controlar tanto las crisis de la región como las internacionales a las que se enfrenta.”
Fuente: Webislam