.

.

.

.
Desde este espacio los invitamos a pensar, tanto los acontecimientos políticos como las producciones filosóficas y espirituales de nuestro continente y del Mundo Islámico, más allá de los presupuestos ideológicos a partir de los cuales se construye "la realidad" desde los medios masivos de comunicación y de los que se nutren, también, las categorías de análisis de buena parte de la producción académica.

Esperamos sus aportes.


viernes, febrero 13, 2009

Treinta años de Revolución



-->

-->

Discurso del Embajador iraní en México, Dr. Mohammad Hassan Ghadiri Abyaneh en ocasión del Dia Nacional de Irán
11 de Febrero de 2009
En el nombre de Dios
Les doy la bienvenida a todos nuestros distinguidos invitados, especialmente a las autoridades del Gobierno de México, a los miembros de la H. Secretaría de Relaciones Exteriores, en particular a la excelentísima Sra. Sara Valdés Bolaño, Directora General para África y Medio Oriente, a los Excelentísimos Embajadores, entre otros los Embajadores de Belice y Guatemala, ante los cuales estoy acreditado, a todos los miembros de la comunidad diplomática, a nuestros compatriotas residentes en México, así como a los amigos de Irán.
Permítanme expresar mi agradecimiento por haber aceptado nuestra invitación para participar en la 30ª Conmemoración del triunfo de la Revolución Islámica.
Damas y Caballeros:
Hace 30 años en un día como hoy, los diferentes estratos del pueblo iraní se levantaron para luchar con mucho entusiasmo para obtener su soberanía y libertad.
De manera pacífica, se logró derrotar al sistema monárquico que en aquel entonces se consideraba como uno de los grandes poderes militares de Medio Oriente, siendo Irán el principal aliado del gobierno de Estados Unidos en la región. Inmediatamente después del triunfo de la Revolución se convocó a elecciones, el pueblo depositó su voto directo, lo que concluyó con la desaparición de la monarquía y el establecimiento de una República Islámica, todo gracias a un referéndum que contó con la participación del 98.6% de los electores.
Han pasado tres décadas, desde ese acontecimiento. En el transcurso de estos años nuestro pueblo ha experimentado dulces y amargos eventos. Desde la cruda experiencia de la guerra impuesta por Saddam Hussein, entonces presidente de Iraq, la cual fue iniciada en el primer año tras el triunfo de la Revolución. Hasta los bloqueos unilaterales de los Estados Unidos, que ha estado ejerciendo presión permanente sobre el gobierno Islámico, sin embargo, estas medidas han perdido sus efectos, tanto, que aún sus impulsores se han desanimado.
Tras probar el dulce sabor de la soberanía, y después de las dolorosa intromisión directa de los gobiernos de los Estados Unidos y de Gran Bretaña, para derrotar al gobierno nacionalista del Dr. Mohammed Mossadeq en 1953 y tras la ruptura de la dependencia de Irán hacia los poderes extranjeros, nuestra resistencia y perseverancia se han fortalecido y nuestro pueblo ha demostrado que sólo mediante la voluntad y la decisión se pueden obtener grandes logros.
Amigos:
Permítanme presentarles brevemente una pequeña parte de los avances de Irán en el transcurso de las pasadas décadas en diferentes ámbitos. Los cuales son resultados directos de la soberanía y a su vez, han sido la causa de los bloqueos económicos, mismos que al contrario de lo que podría pensarse, han motivado más el desarrollo del país.
Quizá uno de los logros más importantes de nuestro país sea en el ámbito de la energía nuclear. Mientras las contrapartes de los acuerdos sobre el programa nuclear de Irán no cumplieron con sus compromisos para terminar las actividades de la central nuclear de “Bushehr”, los jóvenes científicos iraníes con una decisión firme y ejemplar lograron avances significativos en el ámbito nuclear; como la fabricación de centrifugadores y el enriquecimiento de uranio. Como lo hemos venido confirmando, Irán tiene el objetivo del uso pacífico de energía nuclear en las industrias de electricidad, agricultura, medicina, etc. Sin ninguna duda, estos avances han surgido de la lección más importante de nuestra Revolución que consiste en la elevación del nivel científico de nuestros jóvenes para romper con todo tipo de dependencia hacia los poderes occidentales. En este sentido, los estudiantes iraníes en el nivel medio superior y superior han sido de los mayores ganadores en las Olimpiadas Mundiales en diferentes ámbitos científicos. Esto se ve reflejado en los importantes avances en medicina, asuntos infraestructurales y espaciales como diseño, fabricación y lanzamiento de cohetes, exploradores y el satélite de investigación y comunicación llamado “Omid”, mismos que son de fabricación totalmente iraní. Además de la construcción de aviones militares y civiles muestra el avance científico en nuestro país, por lo que estamos agradecidos a nuestros jóvenes hombres y mujeres.
Cabe mencionar que el porcentaje de mujeres estudiantes a nivel doctorado en Irán ha experimentado un incremento del 267% en los últimos 10 años. El 64% de los estudiantes universitarios son mujeres, lo que se refleja obviamente en el aumento del empleo de este sector, el cual alcanzó un nivel del 30%, comparado con el 15% anterior a la Revolución. Este florecimiento se puede apreciar más en los ámbitos del arte como pintura, teatro, música y cinematografía, de manera que el cine iraní hoy en día goza de reconocimiento en el mundo.
En el ámbito militar, destaca que mientras en los años anteriores a la Revolución Irán se había convertido en un mercado de competencia para el consumo de pertrechos militares de potencias occidentales, hoy la República Islámica no sólo cuenta con autosuficiencia en todas las industrias militares, sino que se encuentra entre los países exportadores de equipamiento militar.
Apreciables invitados:
Si me permiten, me gustaría pronunciar también algunas palabras sobre la política exterior; más que nada nuestra profesión, nuestra actual política exterior ha surgido de las amargas experiencias históricas de los últimos años. Siempre haciéndonos recordar las intervenciones, invasiones y políticas dominantes de potencias extranjeras.
En el mundo integrado e interrelacionado de hoy nosotros buscamos relaciones justas y basadas en el respeto mutuo y la igualdad entre los países en el escenario internacional. Nuestro país es uno de los más interesados en poner fin a la guerra y al terrorismo, abogando por la paz y la justicia, concretamente en la región de Medio Oriente, de la cual lamentablemente no se percibe más que olor a sangre y guerra.
Nosotros queremos la igualdad de derechos de los pueblos en las relaciones internacionales y específicamente en la estructura de las Naciones Unidas. Por lo que no estamos de acuerdo con el Derecho de Veto en el Consejo de Seguridad, al considerarlo como violatorio a la soberanía de los países. El Consejo de Seguridad en muchas ocasiones ha sido testigo de crímenes de guerra y de violaciones masivas de los derechos humanos, tales como los crímenes contra Gaza y Líbano. Consideramos que este mecanismo ha sido utilizado a favor del régimen sionista, perjudicando la seguridad y los derechos del pueblo palestino, además de que ha permitido la continuación de los crímenes de este régimen.
Otro de los principios de la política exterior de Irán, muy diferente por cierto al de la era anterior a la Revolución, es la diversificación de relaciones políticas, culturales y económicas con todos los países, cercanos y lejanos del mundo, ya sea en Latinoamérica, África o con los países vecinos.
La República Islámica de Irán, siguiendo la política de coexistencia pacífica, nunca ha tenido la intención de ejercer hegemonía sobre sus vecinos o los países de la zona, siempre creyendo que los países de la región del Golfo Pérsico son capaces de garantizar la seguridad de la región y su vital estrecho de Hormuz, sin necesidad del poder extranjero.
En cuanto a Latinoamérica, Irán en los últimos años ha tratado de incrementar las relaciones multilaterales sobre todo en el ámbito económico, como en la exportación de servicios técnicos y productos industriales. Al mismo tiempo que se establece colaboración política y cultural con los países de la región.
Aunque nuestra presencia en los proyectos de viviendas, presas y carreteras en las zonas marginadas de algunos países despertó inquietud y preocupación, nosotros consideramos que en la actual era de la globalización Irán ya no se puede limitar como antes a la región del Golfo Pérsico o a los países vecinos.
En cuanto a México, Guatemala y Belice, deseamos ampliar nuestras relaciones económicas, políticas y culturales. Esperamos que un día seamos testigos de vínculos más estrechos entre Irán y los gobiernos de México, Guatemala y Belice, países ante los cuales está acreditada esta Representación Diplomática.
En este sentido, deseo expresar mi agradecimiento a las autoridades del Gobierno de México, especialmente a la honorable Secretaría de Relaciones Exteriores por sus esfuerzos para profundizar la colaboración en el sentido de ampliar nuestros vínculos.
Para el Gobierno y el cálido pueblo de México, dueños de una cultura milenaria, así como para todos ustedes deseo muchos éxitos y terminaré mis palabras citando algunas frases del Corán y de personalidades iraníes e islámicas como el Imam Khomeini fundador de la República Islámica, quien pronunció: “Nuestra política coincide con nuestra religión, y nuestra religión coincide con nuestra política”. En el Islam, no aceptar la injusticia es señal de fe en Dios. El Imam Alí (PB), el primer Imam de los Shiítas, quien fue elegido por el Profeta del Islam como sucesor, dijo: “Quien tolera la injusticia es cómplice del opresor”.
Mohammad, el Sagrado Profeta del Islam, dijo: “Una hora de Justicia, es más apreciable que 70 años de rezar a Dios”. Por esto, la Justicia y la lucha contra la Injusticia son la base del Islam, así como la base de la política interior y exterior de Irán.
El Sagrado Libro del Islam, el Corán, nos instruye a jamás iniciar una guerra y en caso de que ésta sea impuesta, nos llama a defendernos sin salir del camino de la Justicia. También, confirma que matar a un ser humano es como matar a toda la Humanidad de la misma manera que rescatar a un ser humano es como rescatar a toda la Humanidad.
Estas enseñanzas humanas garantizan que la República islámica de Irán nunca ha buscado fabricar armamentos nucleares y que, al contrario, participa para poner fin a la proliferación de todas las armas nucleares y de destrucción masiva.
Agradezco su paciencia.
Embajada de la República Islámica de Irán en México
Fuente: www.u-l-m-a.com